El Charlot es uno de esos lugares que ofrecen algo que cada vez cuesta más encontrar en la ciudad: tranquilidad y un ambiente distendido para tomarse la vida con calma. Tanto para los habituales trabajadores y vecinos de la zona que acuden para tomar un café rápido o un desayuno sin prisas a primera hora de la mañana, como para los que buscan un lugar tranquilo donde degustar un cóctel antes o después de cenar.

El Charlot es un remanso de paz, gracias a su ambientación acogedora, de inspiración cinematográfica.

– Menú mediodía de lunes a viernes
– Viernes abierto hasta las 3h
– Sábado abierto de 22 a 3h.